Residence thru a family member

Mrs. Maria T. got her Permanent Residency thru a family member who is a U.S Citizen! Congratulations!

We’re celebrating at the law offices of the immigration attorney Sean Lewis. A new stage in the life of our client Mrs.Maria T, who got her permanent residency thru her spouse, who is a U.S Citizen.

It is a right of the American citizens to be able to apply for legal migratory status for some of his/her relatives, such as a spouse, parent, child and a sibling, but there is a process in which, if you want to obtain permanent residency for a family member, you have to be able to meet several requirements and complete forms which may be complicated.

Take a look at this interesting testimonial in which a client shares the bad experience she had when completing the forms herself to apply for permanent residency for her daughter, and was denied (even though she’s a U.S.Citizen)

What should I do if I want to apply for permanent residency thru a family member?

As we mentioned, every U.S. Citizen has the right to apply for permanent residency for a direct family member, however, an important recommendation is to consult with an immigration lawyer as each case is different and immigration laws are constantly changing.

  1. In general, permanent residency thru a family member is limited to children, spouse, parents, and siblings of a U.S Citizen or permanent resident
  2.  If you want to sponsor an application for your parents, you have to be 21 years of age or older at the time of submitting the application
  3.  If you want to sponsor the application for your children, they have to be younger than 21 at the time of applying

Relax Gringo, Mrs.Maria got her permanent residency thru a family member!

At the Law Offices of Sean Lewis, we always celebrate when one of our clients gets the great news of having their applications approved because all the team members strive to cover every little detail so that the end result is excellent* and today, on behalf of all the staff, attorney Sean Lewis and attorney Elizabeth Patton we want to congratulate Mrs.Maria T. And her family. She’s now wearing her Relax Gringo, I’m LEGAL!! shirt.
Read more about family-based immigration here

 

 

 

“Racismo & Odio Inspiran a Inmigrante Tímido” -TENNESSEAN

By: Jessica Bliss

El día Monserrat Escobar Arteaga caminó a través del aeropuerto de Boston, ella cambió.Tímido y de voz suave, Arteaga siempre se consideró a sí misma un introvertido. Ella estaba protegida. Utilizado para pasar desapercibido.

Pero el día del adolescente viajó a Alemania para un “once-in-a-lifetime” estudiante viaje de intercambio, fue visto en una forma que ella nunca espera ser.

Como ella estuvo en línea a bordo del avión, un hombre cercano valorado su Mexicano de pasaporte.

“Usted no pertenecen aquí,” dijo venomously. “Vaya a la puerta de México”.

Ahí es cuando algo en ella cambió. La ira. El temor. La frustración. Todo surgió a la vez.

“Decidí que estaba enferma y cansada de estar tranquilo en todo momento”, admitió Arteaga.

Ahora, 17 años Arteaga habla – a través de la poesía.

Este otoño, fue nombrada finalista para el premio poeta juvenil de Nashville en el 2018, que da voz a jóvenes escritores en la comunidad.

escribe sobre temas que hacen a la gente incómoda. Inmigración. Racismo. Lo que se siente al ser hispano.

Comparte la historia no sólo del día salió de los Estados Unidos para viajar en el extranjero y la confusión que experimentó la tentativa de devolver a ello — sino también del miedo que la ha visitado desde entonces.

La busca de algo mejor

Arteaga tenía sólo 4 años el día su madre trenzó el pelo de la niña y cruzó la frontera a los Estados Unidos.

La familia era de Hildalgo, una providencia en el campo al norte de Ciudad de México. Sus padres se encontraron cuando eran ambos camareros en un restaurante, pero la vida era difícil.

Ciudad de México era un lugar de alquiler alto y salarios bajos. Un lugar donde un kilo de huevos, similares a nuestra docena, puede costar 30 pesos para comprar en 80 pesos por jornada.

También era un lugar donde una madre temió por su hija. Donde una muchacha podría ser fácilmente barrida de la calle en medicina o comercio del tráfico sexual.

La libertad de expresión, la libertad de viajar

Un niño con una vívida imaginación, Arteaga abrazaron la creatividad. Tranquilamente.

Para que una escuela prueba en quinto grado, le pidieron que escribiera una historia simple acerca de unicornios. Ella se fue todo, creando una compleja trama con las criaturas mágicas guardando una isla.

En la escuela secundaria de Martin Luther King Jr. Imán, ese espíritu fortalecido.

Año del estudiante de segundo año, tenía un profesor que leería y escribiría sobre la poesía. Animó Arteaga a escribir una pieza, y le dio un cuaderno para poner sus pensamientos.

Era un espacio seguro para su expresión, sobre todo en un mundo donde se sintió juzgada para a qué pareció y de donde era. Demasiado americano para volver a México, demasiado mexicano para ser aceptado en América.

“Me sentí oprimido”, dice, “pero que el cuaderno me dio un poco más libertad de expresarse.

“Estados Unidos tiene ese fuerte la libertad de expresión. Yo podría ser más abierto”.

Ella anhelaba la apertura de otros espacios también para la aventura de las historias que leía y escribía.

En la escuela les ofrece a los estudiantes de cinco idiomas. Todos sus amigos dijeron que ella debe tomar español porque ella podría pasar fácilmente. Pero Arteaga, ya hablaba en su familia del idioma nativo, quería impulsar a sí misma.

Así es cómo ella terminó aprendiendo alemán y embarcarse en el extranjero.

Un DACA estudiante extranjero

Para mamá Gabriela Arteaga Zamora, el viaje fue un salto de fe.

Su hija es un DACA estudiante, parte de la acción diferida para la Infancia llegadas programa que protege a los jóvenes inmigrantes indocumentados de la deportación.

“Yo no realmente elegir para venir a los Estados Unidos”, admitió Arteaga. “Fue más una necesidad.”

Tal estado siempre ha dejado Zamora con sentimientos de la inquietud. Y recientemente, con las noticias que la administración del presidente Donald Trump planea desechar el programa DACA a principios de 2018 a menos que el Congreso intervenga, el futuro es aún más incierto.

Pero Zamora vino a los Estados Unidos para dar su oportunidad de niños, y la posibilidad para su hija de estudiar en el extranjero era la que que no podía renunciar.

Por tanto empiezan a asegurar los documentos necesarios.

Para viajar del país, Arteaga tuvo que tener una libertad condicional del avance, que es un permiso que dijo justo cuando un no ciudadano pudiera ser admitida atrás a los Estados Unidos — bajo la discreción de un oficial TSA.

Mostró las fechas y países a los cuales planeó viajar.

Y acompañó su pasaporte mexicano.

‘No se supone que está aquí’

La primera parada en camino a Alemania era Islandia, vía Boston.

Ligeramente nervioso pero de manera aplastante excitado, Arteaga se dirigió al avión, documentos en la mano.

Esto es cuando el hombre la vio. Era de la edad de jubilación, una persona que pareció que ha visto su parte del mundo. Más bien doblado, asumió, que ella.

Y la reprendía.

“No se supone que está aquí”, dijo. “Volver”.

Era desconcertada, asustada.

“Pero me dio el coraje para hablar finalmente”, dijo.

No lo hizo ese día. No a ese hombre.

Y durante un momento de su vuelta, creía que nunca puede conseguir la posibilidad.

El poder de rezo

Era un viaje de una vida.

Deliciosos dulces. Increíbles piscinas termales. Increíble librerías con especial cabrito-tamaño de las puertas. Majestuosas catedrales que destruyó su distancia.

“Sé que es raro,” dijo ella, “pero siempre he sido llamado indocumentado o un extranjero ilegal. Se llama un turista fue un agradable refresco.”

Pero cuando llegó el momento de volver a entrar a los Estados Unidos, la alegría desapareció.

Mientras sus compañeros de clase estadounidenses pasaban por una línea de seguridad, Arteaga fue forzado a entrar en otro. Le dijeron que siguiera una línea azul y que esperara a un oficial de seguridad.

ella sólo tenía su pasaporte y documentos de viaje, su teléfono celular, y una bolsa de chocolates alemanes.

no se le permitía hacer ninguna llamada. Otra mujer lloró cerca. Arteaga estaba nervioso.

cuando finalmente apareció un oficial de la TSA, Arteaga fue llevado a una oficina que parecía un armario de conserje e interrogada.

“Básicamente tuve que decir mi historia de la vida entera”, dijo.

No estaba segura que vería alguna vez a su familia otra vez.

El oficial finalmente le dejó en el vuelo plano a casa.

Arteaga había sido ido tres semanas.

“Dios nos bendijo”, dijo Zamora en españoles, su hija que traduce para ella.

Un alma que se derrama a través de la tinta de una pluma

Zamora se siente indefensa a veces.

No ha dominado la lengua inglesa, pero quiere dar a sus hijos un futuro.

Vende la publicidad por un periódico de la lengua española. Ha comenzado un pequeño negocio con su marido.

Tiene otros dos niños, un muchacho más joven y muchacha, ambos ciudadanos americanos.

La vida es mejor para todos ellos aquí.

Un alma que se derrama a través de la tinta de una pluma

Zamora se siente indefensa a veces.

No ha dominado la lengua inglesa, pero quiere dar a sus hijos un futuro.

Vende la publicidad por un periódico de la lengua española. Ha comenzado un pequeño negocio con su marido.

Tiene otros dos niños, un muchacho más joven y muchacha, ambos ciudadanos americanos.

La vida es mejor para todos ellos aquí.

Ella dice que sabe que está en un país que no es “suyo”, pero ella quiere que su hijo mayor para poder llamarlo su propio.

Esto es difícil de Arteaga a veces. Ella puede sentir segregadas, incluso en la escuela. Cuando ella está de compras, ella se siente como la gente mirando el color de su piel.

“Ha llegado al punto en que pienso: “Oh mi gosh, soy realmente un extranjero porque no soy de aquí o de allá”.

“Es realmente aterradora”.

Pero ya no es ella silencioso. En su poesía, escribe sobre su inquietud, sus miedos. Comparte la esperanza de aceptación y entendimiento.

“A través de la pluma”, dijo, “mi alma sólo se derrama a través de la tinta.

“La poesía realmente no tiene una raza o discriminación.

“Cuando la gente piensa la poesía piensan Shakespeare, pero la poesía que escribo no la destinan para ser leída. se supone para ser oído.

“Sólo quiero que la gente oiga”.

No silenciosamente. Fuerte.



**LAW OFFICE OF SEAN LEWIS DOES NOT OWN THIS ARTICLE; UPLOADED FOR INFORMATIONAL PURPOSES**